La importancia de las tasas de interés para sus finanzas

La importancia de las tasas de interés para sus finanzas

Endeudarse no siempre es malo, pero si no conoce las condiciones bajo las cuales lo hace, puede enfrentarse a tortuosos pagos.

Saber elegir un crédito es de gran importancia. Sin embargo, para optar por el que se ajuste a sus necesidades es necesario que conozca los elementos que influyen en el costo del financiamiento, y las tasas de interés son el rubro por el que debería comenzar a comparar productos.

“Las tasas de interés son conocidas como el costo del dinero, es decir, la cantidad que deberá pagar por el uso de dinero en un plazo determinado. Si una persona pide un crédito a un banco, la tasa de interés representa el costo por el monto prestado por dicha institución”, expone información de Educación Financiera de Bancomer.

No permita que las tasas de interés se conviertan en su peor pesadilla. Para ello, los especialistas le orientan sobre ellas, y cómo elegir la indicada.

¿Fija o variable?

“Los créditos son una herramienta que nos puede ayudar a cumplir metas o a crear un patrimonio. Para comprar un inmueble, se puede ahorrar o adquirir un crédito hipotecario, por ejemplo, pero tiene que considerar las características del préstamo y una de las fundamentales es la tasa de interés; con ello, podrá visualizar cuánto le costará disponer de dinero que hoy no tiene y que tendrá que pagar el día de mañana”, advierte Fabiola Armendáriz, gerente de Contenidos Financieros y Capacitación de Educación Financiera Banamex.

Existen diversas clasificaciones de las tasa de interés, pero la más conveniente por su naturaleza es la fija, y dependiendo de sus necesidades y del tipo de crédito, se encuentran la variable, revisable o ajustable.

La tasa de interés fija es la que se pacta al inicio del crédito en un porcentaje constante y se aplica de forma regular durante el plazo del crédito. No se modificará mientras el crédito esté vigente, puntualiza la información de Educación Financiera de Bancomer.

Éstas son las más frecuentes en créditos como el hipotecario o el automotriz, y optar por ellas también le facilita incluir estos pagos en su presupuesto.

Por el contrario, la tasa de interés variable tiene la característica de modificarse o variar constantemente de acuerdo con las condiciones del mercado; si éstas son favorables, en términos generales las tasas de interés tienen una tendencia a la baja, lo que implicaría que los intereses a pagar de un crédito serían cada vez menores. Si las condiciones son adversas, las tasas tienden a subir, por lo que el pago de intereses también se incrementaría.

Las tarjetas de crédito manejan esta tasa por lo general, de ahí la importancia de ser consciente de que no siempre el pago de sus cuentas será el mismo.

En el caso de los plásticos, Armendáriz enfatiza en la importancia de conocer el Costo Anual Total (CAT) de la tarjeta. “Es un buen indicador al contratar un crédito; ya no tiene que ir a todas las instituciones financieras físicamente para conocer esta característica, ya que puede consultarla por Internet o a través de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef)”, conmina.

El CAT representa la tasa de interés del plástico más comisiones o seguros que pueden incluir algunos productos. Siempre será mayor a la tasa de interés y puede ser su principal referente para decidir entre instituciones o productos.

Asimismo, la tasa de interés revisable y ajustable en periodos específicos indica que cada determinado tiempo se compara con la tasa base de referencia. En México, una tasa de referencia es la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE), y si hay variación, se ajusta, informa Educación Financiera Bancomer. Ésta se utiliza principalmente en los créditos a largo plazo, como el hipotecario.

Elija la correcta

La experta de Banamex recomienda que antes de solicitar un crédito es importante que tenga claro cuál es su situación financiera personal y su capacidad de pago; es decir, qué ingresos fijos y variables tiene y cuánto puede destinar al pago de deudas.

Asimismo, Educación Financiera Bancomer destaca que un crédito viable se da a través de un análisis de equilibrio de ingresos y gastos, pues si el pago del crédito está por debajo de 30% del valor diferencial entre los ingresos y gastos (o dicho de otra manera, destina más de este porcentaje al pago de deuda), el crédito es una gran oportunidad de crecimiento.

Sin embargo, de no cumplir con esta regla, es posible que tenga un mayor riesgo y no liquide su crédito en tiempo y forma, generando mayores intereses y, por lo tanto, pagando más de lo pactado en el contrato.

En resumen…

Dependiendo de cómo se comporte la tasa a lo largo del crédito, se clasifican así:

  • Tasa fija. La que se pacta al inicio del crédito en un porcentaje constante y se aplica de forma regular durante el plazo del crédito. No se modificará en tanto el crédito esté vigente.
  • Tasa variable. Se modifica o varía de acuerdo con las condiciones del mercado. Si son favorables, tiene una tendencia a la baja, lo que implicaría que los intereses serían cada vez menores; si son adversas, las tasas tienden a subir, por lo que el pago de un crédito también se incrementaría.
  • Tasa revisable o ajustable. Ésta se compara cada determinado periodo con la tasa base de referencia; en México es la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE), y si hay variación se ajusta y se aplica la nueva tasa resultante. Ésta se utiliza principalmente en los créditos a largo plazo.
Si eres joven y quieres ahorrar, te decimos cómo

Si eres joven y quieres ahorrar, te decimos cómo

Fija una meta de ahorro tomando en cuenta el puesto al que aspiras, la escuela de la que provienes, el número de egresados de tu profesión, la carrera que cursaste y el rango de salario pagado.

Cuando concluyen los años de universidad todo parece increíble, hasta que caes en cuenta que tu futuro es incierto. Habrá que trabajar y cuanto más rápido lo hagas y recibas un pago por ello será mejor para ti, podrás comenzar a ahorrar para adquirir un bien en particular o para conseguir algún objetivo en el largo plazo.

Si te preguntas cómo ahorrar, qué porcentaje de tus ingresos destinar a esta acción y dónde hacerlo, especialistas sugirieron destinar el 30 por ciento de tu ingreso este fin, invertirlo para convertir tus recursos en ganancias a largo plazo e incluso destinarlo para tu retiro.

En caso que desees invertir, puedes hacerlo en una casa de bolsa o con una institución bancaria que pueda ayudarte a comprar acciones.
Para esto último no se necesita un gran capital ni ser empresario, puedes empezar con mil o 10 mil pesos, donde tu portafolio te de mayores rendimientos, considerando que a más cantidad y nivel de riesgo, mayores ganancias.

Para la movilización de tus acciones puede ayudarte un especialista, quien te ofrecerá alternativas de inversión y armará tu portafolio, aunque debes considerar que te cobrarán comisiones por la asistencia. Si decides incursionar, sin ayuda en el mercado bursátil, deberás tener conocimientos previos.

“Una buena inversión debe cumplir con algunos elementos básicos como el hecho que implica un desembolso de recursos que deberán generar los beneficios suficientes para poder recuperar lo erogado en un inicio y después generar una ganancia o una rentabilidad”, indicó Ángel Méndez, profesor de la Universidad La Salle.

Por su parte, Gerardo Aparicio, director de la Escuela de Administración y Finanzas de la Universidad Panamericana, señaló que si decidescomenzar a ahorrar y abrir una cuenta debes investigar que la institución sea reconocida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y acceder a un buró de entidades financieras para conocer la posición que ocupa el banco y los servicios que ofrece. Este servicio está respaldado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Aproximadamente, se sugiere destinar 30 por ciento de los ingresos que obtengas al ahorro, sin que sean las sobras de nuestros gastos, sino un factor prioritario.

El éxito depende también de la disciplina de la persona al destinar esta cantidad cada cierto tiempo y de manera puntual, mencionó Gerardo Aparicio.

¿PARA QUÉ AHORRAR?
Cuando tengas recursos ahorrados podrías preguntarte si los usarás en un bien, como un auto o rentar una vivienda, pero no olvides evaluar si este gasto funcionará en el largo plazo, ya que podría generan gastos extra como el pago de servicios, un seguro o en combustible en el caso de un vehículo. Por lo que quizá sea mejor que esperes un poco para que tus ingresos no se achiquen tanto.

Sergio Jordán, catedrático de la Universidad La Salle, expuso que sólo 3 por ciento de la población que ahorra lo hace pensando en su vejez, porque la mayoría lo hace para afrontar una emergencia. Sin embargo, es necesario que los jóvenes comiencen a pensar en un fondo de retiro como la Afore, que se mantendrá de las aportaciones voluntarias efectuadas, pues el sistema de retiro será diferente al actual, donde el ISSSTE o el IMSS participan, agregó.

“Es importante que estudien y entiendan los rendimientos netos y el cobro de comisiones y planear una aportación individual para que no disminuya su calidad de vida cuando lleguen a la tercera edad”, comentó.

TIPS
Considera. Analiza tu situación para saber cuáles son tus metas profesionales y personales y así conocer qué tipo de ahorro o inversión te conviene.

Planea. Planifica para equilibrar tus ingresos con tus egresos, sabiendo que deberás destinar una cantidad al ahorro, sin limitarte en tus necesidades. Todo dependerá del control que tengas.

Denomina. Etiqueta tus ahorros, es decir, ten objetivos claros. Puedes comenzar desde algo pequeño hasta llegar a una meta mayor.

Principales requisitos para solicitar una hipoteca

Principales requisitos para solicitar una hipoteca

En México son cinco las principales figuras que otorgan créditos hipotecarios, estas son: bancos, Sofoles, Sofomes, Infonavit y Fovissste. Aunque cada institución tiene sus propias políticas para otorgar el financiamiento, todas califican de manera muy similar a cada uno de los solicitantes, los principales puntos a evaluar son:

Edad. La mínima requerida es de 18 y la máxima de 64 años 11 meses.

Comprobación de ingresos. Si eres asalariado, deberás comprobarlos con recibos de nómina recientes. De lo contrario, es probable que te soliciten estados de cuenta bancarios, tu alta ante la Secretaría de Hacienda y se te aplicará un estudio socioeconómico , que regularmente se realiza en tu domicilio y lugar de trabajo. Sino recibes un salario fijo, puedes recurrir a planes de ahorro para demostrar tu capacidad y puntualidad de pago.

Historial crediticio. Sí, se refiere al Buró de Crédito. Tu comportamiento como pagador cumplido en créditos anteriores y vigentes como, tarjetas de crédito, financiamiento automotriz y créditos en tiendas departamentales; así como el nivel de endeudamiento que tienes, será lo que evalúen las instituciones para determinar si eres candidato a una hipoteca.

Antes de solicitar financiamiento consulta tu Buró de Crédito, puedes hacerlo de manera gratuita una vez al año a través de Internet en la página www.burodecredito.com.mx. Así, estarás al tanto de tu calificación y si hubiera algún problema con tu historial lo sabrás oportunamente.

Nivel de ingresos. Después de evaluar tu nivel de endeudamiento, las instituciones financieras analizan con cuánto dinero dispones mensualmente para saber el monto a financiar. La mayoría de las instituciones otorgan créditos considerando como máximo que destines el 30% de tus ingresos brutos (antes de impuestos) al pago de tu mensualidad.

Aunque el análisis de la institución es sobre tus ingresos antes de impuestos, considera lo que realmente recibes después de impuestos y otros descuentos, así sabrás si el crédito que te otorgan te es pagable.

Antigüedad laboral y en tu domicilio. Es necesario que compruebes que has vivido en tu domicilio actual por lo menos los últimos seis meses y que la antigüedad en tu trabajo vigente sea de al menos un año.

Capital inicial. Todo crédito hipotecario requiere de un capital inicial, que sale de tu bolsillo, para cubrir diferentes gastos como el enganche, cuota de apertura del crédito y gastos de escrituración. Es requisito que cuentes con este monto para iniciar los trámites de solicitud de crédito.

5 preguntas clave

Antes de solicitar un crédito hipotecario haz el siguiente autodiagnóstico:

1. ¿Mi ingreso real disponible (lo que queda luego de cubrir mis gastos necesarios) es suficiente para pagar un financiamiento?

2. ¿Mi fuente de ingresos es estable y tengo al menos un año en ese empleo, negocio u ocupación?

3. ¿Tengo dinero guardado y puedo ahorrar con constancia?

4. ¿No manejo otras deudas significativas?

5. ¿De las deudas que tengo, voy al corriente y soy puntual en mis pagos (sano historial crediticio)?

Finiquito o liquidación, ¿qué me corresponde?

Finiquito o liquidación, ¿qué me corresponde?

Si llegaras a perder tu empleo considera que hay dos tipos de pago que puedes recibir. El finiquito cuando la separación es voluntaria o justificada y la liquidación cuando es injustificada.

Cuando la relación de trabajo llega a su fin, ya sea por renuncia voluntaria o despido, hay dos conceptos que vienen a la mente del trabajador, pero que podría no saber diferenciar: finiquito o liquidación. ¿Siempre que te despiden te deben dar liquidación? No.

El Artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece las condiciones de un despido justificado sin responsabilidad para el patrón:
Si cometes una falta como mentir sobre tus títulos o conocimientos, incurrir en actos de violencia, dañar los bienes de la empresa, más de tres faltas injustificadas en 30 días, ir al trabajo bajo la influencia de alcohol o drogas, entre otras.

En este caso la empresa no está obligada a indemnizarte por el despido y sólo te pagará un finiquito.

¿FINIQUITO O LIQUIDACIÓN?
El finiquito ocurre cuando el trabajador y el patrón dan por terminada la relación laboral voluntariamente; la forma de pago más común es con cheque y el trabajador debe recibir una “carta finiquito” que incluya todos sus datos y desglose de los conceptos que se están pagando, dijo Ericka Vázquez, especialista de nómina en OCCMundial.

Te corresponde un finiquito en al menos 6 ocasiones:
1. Renuncias a tu empleo de manera voluntaria y decides separarte del trabajo por convenirlo a tus intereses.
2. Se termina tu contrato temporal o te contrataron por un proyecto o periodo específico que concluye.
3. Te despiden y no importa si es justificada o injustificadamente.
4. Rescindes tu contrato por una falta grave cometida por el patrón.
5. Invalidez por enfermad, en este caso también se te pagará prima de antigüedad y gratificación por invalidez.
6. Muerte del trabajador.

El finiquito debe incluir los días trabajados y no pagados en el mes. Si te pagan por quincena y renuncias el día 10, te corresponde el pago de los 10 días laborados y parte proporcional del aguinaldo y vacaciones.

En caso que hayas tenido contrato colectivo de trabajo, se deberán incluir los pagos proporcionales de las prestaciones incluidas en éste como bonos, vales, comisiones, caja o fondo de ahorro y utilidades.

La prima de antigüedad (12 días por año trabajado) se deberá pagar a los trabajadores que se separan voluntariamente del empleo, cumplidos 15 años de servicio.

Por otro lado, para que aplique una liquidación o indemnización se deben presentar al menos 3 condiciones: la empresa rescindió tu contrato por motivos que no tienen que ver con tu desempeño, sino con reestructuras de área, cierre de la empresa o desaparición de tu posición; despido injustificado; renuncias a causa de una falta grave cometida por el patrón, como engaños, amenazas, violencia, hostigamiento, acoso sexual, reducción del salario o existencia de un peligro grave para la seguridad o salud del trabajador o su familia.

Debe incluir 3 meses de salario, prima de antigüedad, salarios vencidos (despido injustificado con límite de 12 meses desde la notificación del despido) y 20 días de salario por año trabajado (despido injustificado)

TIPS
¿Cuándo te corresponde el pago por liquidación?
1. La compañía rescinde tu contrato por motivos que no tienen que ver con tu desempeño: reestructura de área, cierre de la empresa o tu posición desaparece.
2. Te despiden injustificadamente.
3. Decides renunciar a causa de una falta grave cometida por el patrón – artículo 51 de la LFT.

¿Cuándo impactará el dólar a la inflación?

¿Cuándo impactará el dólar a la inflación?

¿Por qué el encarecimiento del dólar no se ha traducido en un aumento de la inflación?

Primero vamos a los datos.

Durante los 12 meses previos al 15 de julio, los precios al consumidor se incrementaron en promedio (según el índice del Inegi) en 2.76 por ciento.

En contraste, en ese mismo lapso la cotización del dólar frente al peso aumentó en 21.4 por ciento, es decir, el crecimiento de los precios fue apenas el 12.8 por ciento respecto a la devaluación.

Es un hecho que los incrementos en los costos de insumos y servicios valuados en dólares, que ya han ocurrido, no se han reflejado aún en los precios al consumidor.

¿Qué pasó en otras ocasiones en las que hubo alzas del dólar?

Del 30 de septiembre de 2008 al mismo mes de 2009, el dólar aumentó en 22.8 por ciento. Pero los precios lo hicieron en 4.9 por ciento, aquí la inflación representó el 21.5 por ciento de la inflación.

Sin embargo, vayamos todavía más atrás. Del 30 de noviembre de 1994 a la misma fecha de 1995 un incremento del dólar de 119 por ciento se correlacionó con una inflación de 48.4 por ciento, en este caso la inflación fue el 40.6 por ciento de la devaluación del peso.

¿Por qué antes las devaluaciones se traducían mucho más en la inflación?

Uno de los factores clave en la fijación de los precios es la expectativa. Más allá del comportamiento específico de los precios de los insumos, los empresarios se adelantaban al impacto inflacionario del tipo de cambio ajustando los precios.

El anclaje de las expectativas que el Banco de México consiguió a través de muchos años es lo que impide que la devaluación se refleje en inflación.

Esto no quiere decir que no haya precios que suban. Es claro que los productos, servicios o activos cuyo precio está fijado en dólares subirán de manera automática con el dólar caro. Y eso, al paso de las semanas o los meses va a tener repercusión en la medida que impacte en el índice de precios al consumidor.

Sin embargo, la gran diferencia con el pasado es que ya no se ajustan las expectativas.

Otra de las variables que va a pesar es el tiempo que pasemos con un dólar por arriba de 16 pesos. Hasta ahora llevamos una semana. Si tuviéramos un par de meses, quizá ya sentiríamos el impacto en mucho mayor grado.

Hay la expectativa de que si la Reserva Federal sube las tasas en su reunión del 17 de septiembre, el Banxico lo hará cuando notifique su decisión el lunes 21 de ese mismo mes. El incremento que tengan las tasas domésticas dependerá tanto del alza que haya fijado la Fed como del impacto inflacionario previo que haya tenido la depreciación del peso.

Es probable que, como consecuencia de las decisiones de la autoridad monetaria, veamos a partir de entonces (o quizá desde poco antes) una trayectoria del dólar en sentido opuesto a la actual, a la baja.

Si ese es el caso, entonces el impacto inflacionario será menor.

Si por cualquier razón, aun después de los incrementos de las tasas, el tipo de cambio sigue arriba, entonces será probable que sí haya un impacto más fuerte sobre los niveles de inflación y regresemos más temprano que tarde a rangos por arriba de 3.0 por ciento.

Pin It on Pinterest