La educación financiera dio estabilidad a mi patrimonio

La educación financiera dio estabilidad a mi patrimonio

Estar directamente cerca de la educación financiera es algo que a Verónica Porte Petit, directora operativa del programa de Banamex Saber Cuenta, le ha ayudado a conseguir que sus finanzas y las de su familia hayan logrado la solidez requerida para tener una vida económicamente estable.

—¿Acostumbra llevar un presupuesto?

Después de estar lidiando 10 años con la educación financiera, claro, y lo manejo de manera mensual, aunque también es de gran ayuda llevarlo de manera anual. Mi esposo y yo llevamos este presupuesto, lo que también nos ha dado una experiencia importante que compartir.

Llevar tus finanzas solo es más fácil que cuando alguien más de la familia está involucrado, por lo que ha sido un reto trabajar en pareja para llevar de manera conjunta nuestro presupuesto.

—Dentro de su presupuesto, ¿qué tiene mayor prioridad?

Tenemos dos hijas, y como padres nuestra prioridad es el ahorro para la educación y la salud de ellas.

Ha sido un camino largo que recorrer, pero estar tanto en contacto con la educación financiera me ha ayudado a lograr avances importantes, pues cada vez ampliamos más nuestro panorama de cómo tener unas finanzas sólidas.

—¿Crédito, ahorro o inversión?

Para nosotros es fundamental el ahorro, ello por la visión del futuro que tengo junto con mi esposo, ligado a la calidad de vida que les queremos brindar a nuestras hijas, pero la verdad es que el crédito ha sido fundamental para la construcción de nuestro patrimonio.

La combinación de las tres nos ha permitido cierta solidez económica con el paso del tiempo.

—¿Considera que tiene algunos errores financieros?

Siempre es un reto hacer la planeación de a dónde vamos a dirigir nuestro dinero y apegarnos a ésta al pie de la letra. Ello porque a veces las necesidades van cambiando, los planes se modifican y como todos, también tenemos imprevistos. Es aquí donde hay que encontrar ese punto intermedio en donde lo que planeamos, lo que queremos lograr y la constante de nuestro día a día es siempre un ajuste permanente, por lo que la balanza está en movimiento constante.

—¿Cómo ha sido la evolución de sus finanzas familiares?

Al principio, como familia, nuestro principal elemento era el crédito, pero a estas alturas es el ahorro y la inversión.

—¿Cuáles son sus métodos para la educación financiera de sus hijas?

Inculcarles el ahorro y hacer que tomen sus propias decisiones. Les permito que hagan el manejo de una parte de sus recursos donde puedan decidir si se lo gastan o lo ahorran, pero sobre todo que enfrenten la consecuencia de esto. Es una lección importante que va construyendo su capacidad de establecer metas y de alcanzar satisfacción por sí mismos, no solamente por lo que los papás les damos.

He visto que muchos papás hacen todo el ejercicio por sus hijos, y a la hora que crecen no acaban de incorporar el concepto de la planeación, de la administración ni del ahorro.

—¿Siempre tuvo el interés por la educación financiera?

Siempre fui organizada, pero antes no sabía de la diversidad de herramientas financieras en las que me podía apoyar; ha sido padrísimo cómo a partir de esta inmersión en el tema he ido incorporando progresivamente nuevas herramientas.

Por ejemplo, antes ignoraba la idea de tener un seguro educativo y con mi primera hija no lo pude hacer, porque cuando lo supe, la edad de mi hija hacía que los costos de éste fueran inmensos, pero con mi segunda hija casi desde que nació accedimos a esta póliza y nos hizo toda la diferencia.

Claramente la información se vuelve una herramienta fundamental para tomar decisiones. A través de irme empapando en el tema es como he ido mejorando mis posibilidades.

—¿Cuáles son sus instrumentos de inversión favoritos?

El ahorro voluntario para mi afore, aunque creo que otra buena inversión son los bienes inmuebles.

—¿Hay algún tema sobre educación financiera del que quisiera aprender?

Este tema es muy constante y su mercado no está estático, es algo en lo que no puedo detenerme ni conformarme con la información; hay que estar viendo qué opciones existen en el mercado y estar atenta a las necesidades que tenemos acorde a todas las etapas en las que estamos.

Cuando hacemos de nuestra visión un embudo, dejamos pasar oportunidades que existen para nosotros y el costo es grande con el paso del tiempo, hay que ser activos y preguntar.

—¿La gente está tomando la educación financiera con el interés que debería?

Aún hay mucho que trabajar en un tema de concientización y sensibilización; quienes han tenido acceso a la educación financiera se quedan esa semilla pero hay muchas personas que no han tenido ese primer acercamiento. Tenemos que hacer grandes esfuerzos por estar más conscientes del poder de las decisiones.

Las ideas también son un patrimonio, protéjalas

Las ideas también son un patrimonio, protéjalas

En medio de un mercado tan competitivo en el que cada vez más necesidades particulares son atendidas, tener una idea de algo inexistente puede ser el primer paso para un negocio exitoso. Sin embargo, el plagio está a la orden del día, y si no protege sus ideas, una gran oportunidad podría irse de sus manos.

Asesorarse en cuanto a propiedad intelectual es vital al iniciar un negocio, coinciden expertos, pues las ideas venden y si no asegura el derecho de que sólo usted pueda utilizar la suya, alguien más podría apropiarse de ella.

“Se suele ver a la propiedad intelectual como un gasto, pero no es así; es una inversión para proteger un patrimonio, pues finalmente lo que está pagando sirve para la constitución de un derecho, el de explotación exclusiva. Tenemos que cambiar la óptica”, advierte Jorge Mier y Concha Segura, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En este sentido, añade, el primer problema al que suele enfrentarse la gente es el desconocimiento de las principales figuras dentro de la propiedad intelectual, y la idea errónea de que por el uso, todo está protegido.

“Dentro de la propiedad intelectual, las tres figuras más relevantes por su importancia económica y potencial son los derechos de autor, la patente y la marca (…) No conocer la diferencia entre estos tres puede provocar que no actuemos correctamente para su protección”, detalla el experto.

Por ello, si la creatividad fluye constantemente en su empresa o vida cotidiana, asesorarse con los especialistas en la materia le ayudará a proteger sus ideas, el potencial de convertirlas en un negocio y, eventualmente, en un patrimonio.

Derechos de autor

Según el Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor), el derecho de autor “es el reconocimiento que hace el Estado a favor de todo creador de obras literarias y artísticas previstas en el artículo 13 de la Ley Federal del Derecho de Autor”.

Esta ley, añade, otorga protección para que el autor goce de prerrogativas y privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial. Además, destaca que las obras literarias y artísticas y los derechos “quedarán protegidos aun cuando no sean registrados”.

En este sentido, el experto de la UNAM coincide en que uno de los grandes beneficios de estas obras es que están protegidas desde el momento en el que se crean, sin necesidad de un procedimiento; no obstante, su registro ante el Indautor no está de más.

Las obras que la Ley Federal del Derecho de Autor protege son en su mayoría artísticas, como el ámbito literario, musical, arquitectónico e incluso los programas de cómputo.

Entre lo que no protege el Indautor destacan aspectos más ambiguos, como las letras, los dígitos o los colores aislados, a menos que su estilización sea tal que los conviertan en dibujos originales. Por ello, es recomendable que sea lo más concreto posible, y delimite su obra adecuadamente antes de acudir a hacer el registro.

La vigencia de la protección, indica el instituto, abarca “la vida del autor y, a partir de su muerte, 100 años más”. Una vez que concluya este periodo, la obra pasará al dominio público.

Patente

Por su parte, según el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), la patente es el derecho de exclusividad que otorga el Estado sobre una invención. Para registrar una, es necesario presentar una solicitud ante el instituto por medio de un documento técnico “que describa el avance tecnológico de la invención”.

Por ello, Jorge Mier comenta que si bien la asesoría legal es recomendable en todos los casos, en este rubro en particular es primordial, pues los documentos necesarios para respaldar una invención son numerosos y de gran complejidad.

En este sentido, quizá se pregunte: ¿y qué es considerada una invención para el IMPI? En sus propias palabras, es “toda creación humana que permita transformar la materia o la energía existente en la naturaleza para el aprovechamiento y satisfacción de necesidades concretas del hombre”.

Aunque se escuche complicado, uno de los mayores ejemplos está en los medicamentos, pues algunos como el ácido acetilsalicílico fueron adecuadamente registrados en su momento por empresas que explotaron los beneficios económicos por un periodo determinado por la ley de cada país, que en el caso de México es de 20 años sin posibilidad de renovación.

“Es muy importante asegurar este derecho, pues va a proteger su invento y nadie más lo podrá utilizar sin su consentimiento durante dos décadas; después, pasa a ser del dominio público, como podemos constatar con los medicamentos genéricos”, ejemplifica el experto de la UNAM.

De acuerdo a la Ley de la Propiedad Industrial, no se puede patentar material biológico y genético tal como se encuentra en la naturaleza, así como el cuerpo humano y las partes que lo componen.

Marca

Suponga que ya tiene todo el concepto de una cafetería o un restaurante para iniciar su negocio. Ha pensado detenidamente en todo: los colores, el tipo de letra que se leerá en el menú y, por supuesto, el nombre del establecimiento. Para proteger todo esto, que probablemente le tomaría mucho tiempo y esfuerzo concretar, está el registro de marca.

“Formalizar un registro ante el IMPI es lo que le da el derecho exclusivo de uso, pues si usted utiliza sin protección algún nombre, probablemente alguien se le pueda adelantar y registrar la misma marca, y luego los procedimientos para recuperarla serán interminables”, advierte Jorge Mier.

Una marca, en palabras del IMPI, “es todo signo visible que se utiliza para distinguir e individualizar un producto o servicio de otros de su misma clase o especie”.

Su función principal, añade, es la de servir como elemento de identificación de los diversos productos y servicios que se ofrecen y se prestan en el mercado.

En este caso, al igual que en los demás, es recomendable asesorarse legalmente con especialistas; sin embargo, también se puede hacer de forma individual incluso vía electrónica a través de la página del IMPI, en un proceso que tarda entre cinco y seis meses.

La Ley de Propiedad Industrial, en cuanto a marcas, le protegerá siempre y cuando tenga un nombre o concepto inédito en el mercado.

Además, en el Banco Nacional de Marcas, disponible en la página del IMPI, puede corroborar esta información antes de mandar a hacer el letrero que dé nombre a su negocio. La vigencia de la protección es de 10 años, con posibilidad de renovación indefinida.

Principales requisitos para solicitar crédito hipotecarios

Principales requisitos para solicitar crédito hipotecarios

En México son cinco las principales figuras que otorgan créditos hipotecarios, estas son: bancos, Sofoles, Sofomes, Infonavit y Fovissste. Aunque cada institución tiene sus propias políticas para otorgar el financiamiento, todas califican de manera muy similar a cada uno de los solicitantes, los principales puntos a evaluar son:

Edad. La mínima requerida es de 18 y la máxima de 64 años 11 meses.

Comprobación de ingresos. Si eres asalariado, deberás comprobarlos con recibos de nómina recientes. De lo contrario, es probable que te soliciten estados de cuenta bancarios, tu alta ante la Secretaría de Hacienda y se te aplicará un estudio socioeconómico , que regularmente se realiza en tu domicilio y lugar de trabajo. Sino recibes un salario fijo, puedes recurrir a planes de ahorro para demostrar tu capacidad y puntualidad de pago.

Historial crediticio. Sí, se refiere al Buró de Crédito. Tu comportamiento como pagador cumplido en créditos anteriores y vigentes como, tarjetas de crédito, financiamiento automotriz y créditos en tiendas departamentales; así como el nivel de endeudamiento que tienes, será lo que evalúen las instituciones para determinar si eres candidato a una hipoteca.

Antes de solicitar financiamiento consulta tu Buró de Crédito, puedes hacerlo de manera gratuita una vez al año a través de Internet en la página www.burodecredito.com.mx – Así, estarás al tanto de tu calificación y si hubiera algún problema con tu historial lo sabrás oportunamente.

Nivel de ingresos. Después de evaluar tu nivel de endeudamiento, las instituciones financieras analizan con cuánto dinero dispones mensualmente para saber el monto a financiar. La mayoría de las instituciones otorgan créditos considerando como máximo que destines el 30% de tus ingresos brutos (antes de impuestos) al pago de tu mensualidad.

Aunque el análisis de la institución es sobre tus ingresos antes de impuestos, considera lo que realmente recibes después de impuestos y otros descuentos, así sabrás si el crédito que te otorgan te es pagable.

Antigüedad laboral y en tu domicilio. Es necesario que compruebes que has vivido en tu domicilio actual por lo menos los últimos seis meses y que la antigüedad en tu trabajo vigente sea de al menos un año.

Capital inicial. Todo crédito hipotecario requiere de un capital inicial, que sale de tu bolsillo, para cubrir diferentes gastos como el enganche, cuota de apertura del crédito y gastos de escrituración. Es requisito que cuentes con este monto para iniciar los trámites de solicitud de crédito.

5 preguntas clave

Antes de solicitar un crédito hipotecario haz el siguiente autodiagnóstico:

1. ¿Mi ingreso real disponible (lo que queda luego de cubrir mis gastos necesarios) es suficiente para pagar un financiamiento?

2. ¿Mi fuente de ingresos es estable y tengo al menos un año en ese empleo, negocio u ocupación?

3. ¿Tengo dinero guardado y puedo ahorrar con constancia?

4. ¿No manejo otras deudas significativas?

5. ¿De las deudas que tengo, voy al corriente y soy puntual en mis pagos (sano historial crediticio)?

¿Por qué rechazan tu solicitud de hipoteca?

¿Por qué rechazan tu solicitud de hipoteca?

Cuando solicitas un crédito hipotecario a cualquier banco, éste analiza tu situación financiera para asegurarse de que cuentas con los ingresos necesarios ante el pago de una deuda.

Así, la institución se protege contra las imposibilidades de pago y también te limita a ti en caso de que no puedas solventar un gasto más. El análisis que el banco realiza es con base en la información que tú proporcionas y algunos documentos que te piden al inicio de la solicitud como comprobantes de ingresos, reporte del buró de crédito, entre otros.

Por ello, te damos algunas razones por las que quizá no te aprueban un crédito. Es importante revisar por qué te rechazan y trabajar para mejorar tu situación financiera como tener un presupuesto mensual de gastos, comenzar a ahorrar y buscar fuentes alternas de ingresos.

Ingresos: La mayoría de los créditos hipotecarios piden un ingreso mínimo con el fin de asegurar que puedas soportar el pago mensual de la deuda. Generalmente solicitan tus ingresos mensuales sean tres veces lo que pagarás por tu hipoteca.

Buró de Crédito: Este reporte es utilizado por los bancos para conocer la forma en que pagas tus créditos. En caso de que presentes atrasos mayores a 90 días es probable que el banco rechace tu solicitud pues para ellos representa un riesgo prestar un monto dado a una persona con poca responsabilidad de pago.

Ingreso-deuda: Generalmente este lo calculan las instituciones financieras para conocer qué porcentaje de tus ingresos es destinado a tus deudas. De esta manera saben si eres capaz de soportar una deuda más y la manera en que afectaría el esquema de pagos del banco en caso de que caigas en incumplimiento. Es probable que te nieguen el crédito si tus deudas consumen más del 45% de tu ingreso.

Problemas legales: S refieren a la parte del inmueble. Algunas veces la casa o el terreno que planeas comprar esta intestado o no puede ser vendido por algun problema familiar entre los antiguos dueños.

Deudas del inmueble: Estas deudas están relacionadas con el pago de diversos servicios del gobierno como luz, gas, agua o predio. Procura que la casa esté al corriente con estos pagos pues el banco no va a querer en garantía una casa que tenga adeudos anteriores. Por otro lado también es importante que la casa no se encuentre ya hipotecada.

Inmueble inmatriculado: Esto significa que la propiedad no está escriturada. La inmatriculación es la inscripción al Registro Público de la Propiedad en un nivel anterior a la escrituración del inmueble. Este documento no genera por si misma el derecho de propietario o título de propiedad. Es decir, se hace el registro de la propiedad pero no se dan derechos al que registra.

Los bancos no aceptan este tipo de inmuebles pues no pueden ejercer ningún derecho sobre el mismo, como adjudicarse la casa en caso de incumplimiento.

Qué gastos incluye un crédito Infonavit

Qué gastos incluye un crédito Infonavit

Los productos hipotecarios del Infonavit ofrecen soluciones integrales en las que, con un buen ajuste entre necesidades y posibilidades, cualquier derechohabiente puede comprar su vivienda sin desembolsar un peso en efectivo; sin embargo, hay gastos colaterales e inevitables que el nuevo propietario debe considerar.

Se trata de gastos que, más que con la casa, tienen que ver con el concepto de propiedad y con la remuneración de servicios profesionales relacionados con el crédito y que pueden significar diferencias importantes entre tu precalificación y la realidad.

Es simple: El avalúo comercial, los impuestos y derechos por la compra-venta de inmueble, y los gastos de titulación, financieros y de operación, siempre, siempre, siempre correrán por tu cuenta y debes tenerlos en mente para que a la hora de la verdad no falte dinero para afrontarlos.

Gastos de titulación, financieros y de operación

Estos gastos son los primeros “extra” y ni siquiera los sentirás, porque el Instituto los determina desde la misma precalificación y los descuenta del monto que te prestará. Sin embargo, es importante que sepas para qué sirvió ese dinero que, tú lo pagas, aunque no sale directo de tu bolsillo, sino del crédito mismo.

Se trata de los gastos que se generan por la escrituración notarial, por la gestión financiera y por la operación del crédito otorgado. Si analizas tu precalificación, verás que estos tres conceptos integran una sola cantidad de dinero y significa 5% del monto del crédito casi en todos los casos. Para la vivienda económica (con precio no mayor a $214,586 pesos) el descuento es sólo de 3% del préstamo otorgado.

Este descuento sirve para pagar los honorarios del Notario y los gastos de administración de tu crédito que hace Infonavit; digamos que este último concepto es el equivalente a los gastos de apertura de un crédito bancario.

Avalúo comercial

Una vez que precalificaste, Infonavit te exige que curses un taller de orientación sobre sus créditos (Saber para Decidir), y así puedas elegir con certeza el producto hipotecario que más te conviene. En este punto, es el momento de la valuación de la propiedad que comprarás y el pago, éste sí, saldrá de tu bolsillo.

El avalúo es un instrumento que te ayudará a conocer el valor comercial del inmueble que quieres comprar y si el precio al que te lo ofrecen es correcto y justo. El avalúo debe ser realizado por una unidad de valuación acreditada ante el Infonavit, pues determinará el valor de la garantía que estas dejando al instituto y, por ende, el monto de crédito. El préstamo nunca será mayor que el valor de la garantía.

Este instrumento sirve también para que el Notario calcule los impuestos y derechos que deberás pagar por comprar tu vivienda. El costo del avalúo varía según las dimensiones del inmueble en cuestión. Infonavit publicó en octubre pasado su tabla de referencia con los siguientes datos:

Impuestos y derechos

Cuando compras unos calcetines o papel higiénico pagas un impuesto al consumo conocido como Impuesto al Valor Agregado (IVA), ¿verdad? Cuando compras una casa, también debes pagar un impuesto local (al municipio), además de Derechos por el Traslado de Dominio y por la inscripción de la escritura, a tu nombre, en el Registro Público de la Propiedad.

El monto del impuesto varía según la autoridad municipal y sus tabuladores, y por lo mismo el Infonavit no lo incluye en su precalificación. El encargado de hacer ese cálculo y ejecutarlo es el Notario Público que redactará la nueva escritura. Para calcular el impuesto, se toma en cuenta el valor comercial de la propiedad, el precio de venta y a veces el valor catastral. Generalmente se ubica entre 2 y 6% del avalúo.

Es común que los municipios tengan programas de apoyo a la vivienda económica, de modo que los impuestos y derechos por pagar son muy bajos, pero sólo el Notario podrá informarte de cuánto estamos hablando, y lo hará una vez que le lleves los documentos necesarios para escriturar y antes del día de la firma de tus escrituras.

Cuentas claras

Al momento de precalificar tu crédito en la página web del Infonavit es imposible saber cuánto te prestarán realmente (depende mucho del avalúo) por el inmueble que quieres comprar; sin embargo, la cantidad marcada sí se acerca mucho a la realidad.

El primer consejo de los asesores de Infonavit es que una vez precalificado tu crédito busques una propiedad con un precio que se ajuste a ese préstamo hacia abajo. La diferencia entre el precio del inmueble y lo que te prestarán según avalúo, podrías utilizarlo para afrontar algunos de los gastos extra con parte del crédito, y con suerte, todos.

Es recomendable que tengas a la mano el pago del avalúo, pues ese debes hacerlo antes de entregar tu expediente en Infonavit. En caso de que el monto de tu préstamo más el Saldo de tu Subcuenta de Vivienda ajuste apenas al precio de la casa o sea menor, deberás sacar todos estos gastos extra de tu cartera.

SCOTIABANK LANZA NUEVO PRODUCTO HIPOTECARIO CON TASAS DESDE 7.3%

SCOTIABANK LANZA NUEVO PRODUCTO HIPOTECARIO CON TASAS DESDE 7.3%

Scotiabank presentó su nuevo producto de crédito hipotecario “Hipoteca 7X5” que ofrece una tasa de interés desde el 7.3% y un esquema de renovación periódica de tasa.

La estabilidad macroeconómica así como el avance de la educación financiera y el hecho de que México vive un momento de tasas de interés históricamente bajas, permite el diseño de nuevos productos hipotecarios que combinan tasas fijas con variables.

Carlos Lomelí, director General de Banca de Consumo de Scotiabank, explicó que en los últimos años han confiado en la estabilidad macroeconómica del país, por lo que el diseño del nuevo producto que a partir del quinto año del crédito migra al acreditado a una tasa de interés variable o fija, según las condiciones del mercado, será una alternativa para cierto grupo de clientes.

El nuevo producto hipotecario de Scotiabank ofrece una tasa de interés desde 7.3 hasta 7.75 por ciento a plazos a partir de 5 hasta 20 años, con un esquema de revisión periódica de tasa.

La nueva “Hipoteca 7×5” complementa la oferta actual de los productos que ofrece el banco, los cuales permiten satisfacer las distintas necesidades de los clientes en materia de financiamiento hipotecario, por lo que está diseñado para cierto núcleo de clientes.

En el primer año estiman colocar alrededor de mil 500 nuevos créditos con este esquema, ya que se requiere en algunos casos tener una alta capacidad de pago, profesionistas independientes,cofinanciamiento, ya que el enganche requerido es del 35 por ciento.

Enrique Margain, director Ejecutivo de Crédito Hipotecario, comentó que el nuevo producto con “renovación periódica de la tasa de interés”, es característico del modelo canadiense, en el cual los clientes tienen la posibilidad de renovar periódicamente la tasa de interés de su crédito(fija o variable), de acuerdo a las condiciones de mercado y preferencia.